nuestros iris
hirvientes y fatales...se
devoran como bestias esquivas y hurañas
se concentran...
acaso se aman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada